Esta era la residencia de la abuela de Leandro Fernández de Moratin, este la visitaba frecuentemente y se cree que fue aquí donde escribió toda o parte de la obra «El sí de las niñas» en el año 1801 y estrenada en 1806.
Posteriormente fue ocupada por una congregación religiosa; y actualmente es una residencia privada.